sábado, 15 de mayo de 2010

MARTIN MILLER


El origen de la ginebra Martin Millers, se debe a tres caballeros que se juntaron en Notting Hill con el objeto de idear y crear la mejor ginebra, sin ningún tipo de límite para alcanzar la mejor receta posible. Los tres acordaron que la receta número 7 era, sin duda alguna, la mejor.

La ginebra Martin Millers se destila al modo tradicional y, como el whisky de malta, por tandas. En su composición, además de bayas, hierbas, raíces y especias, encontramos naranja, piel de limón, canela, cilantro, regaliz y nuez moscada, componentes a lo que se une la pureza del agua de Islandia. El resultado es una ginebra extremadamente suave y limpia al paladar, con notas sobresalientes de cítricos y de enebro. Acompañándola con una buena tónica, como la fever-tree, podemos preparar un exquisito gin tonic.

No hay comentarios: